Se ha producido un error en este gadget.

7 de noviembre de 2011

CONTRIBUYENDO A LA SOBERANIA ALIMENTARIA EN LA COSTA SUR



La asociación CEIBA trabaja en la línea de Fortalecimiento de la capacidad productiva para la soberanía alimentaria, en el proyecto “Mejoramiento de las capacidades productivas para la soberanía alimentaria y la implementación de iniciativas productivas comunitarias en la Costa Sur”, financiado por la Xunta de Galicia, en el marco del Programa de Desarrollo Integral Oxlajuj Tz’ikin.

El Sábado, 22 Octubre de 2011, Ceiba visitamos con ellos distintas comunidades en las que trabajan, junto con los componentes del Consejo Micro-regional.

La actividad consistió en una explicación acerca del trabajo que la organización realiza y tres visitas a comunidades que forman parte del Programa en las que pudimos conocer un banco de semillas, una parcela integral y un sistema de reciclaje de agua.

Según nos explicaron, los bancos de semillas se crearon para proteger y promover el intercambio de semillas criollas entre campesinos. Funcionan como bodegas de semillas en las cuáles los campesinos pueden obtener semilla criolla de forma accesible y cómoda. Una vez hayan obtenido la cosecha, los campesinos tienen que devolver el doble de la semilla que han recibido como “préstamo”, de esta forma se garantiza la continuidad de los banco de semillas.

A través de las parcelas integrales agroecológicas se realiza la diversificación productiva agropecuaria. Cada parcela integral, se sitúa en el patio de cada casa y está formada por 3 componentes principales.

1- Una combinación de especies frutícolas y forestales, que están distribuidas en la parcela familiar de forma indistinta, en diferentes partes del terreno.

2- Un huerto de plantas hortícolas comestibles. También se incluyen espacios pequeños de plantas medicinales en esta área y se cerca con malla de gallinero o con materiales locales donde existan las posibilidades.

3- Y el componente pecuario: la parcela familiar contiene una o más especies de animales domésticos.


Con la habilitación de sistemas de reciclaje de agua se consigue un apoyo a la producción familiar de alimentos basados en la optimización del recurso agua.
Se construyen filtros y tanques para almacenar el agua reciclada. El agua que se filtra es la de uso doméstico, una vez filtrada se utiliza para regar el huerto, que requerirá agua dos o tres días después, tiempo suficiente para volver a llenar el tanque, con el agua reciclada de uso familiar.

De esta forma CEIBA contribuye al desarrollo integral de las comunidades de la costa sur de Guatemala, mediante la implementación de iniciativas productivas, con criterios de sostenibilidad, solidaridad y seguridad alimentaria, con el fin de contribuir al mejoramiento de las condiciones de vida de las familias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada