Se ha producido un error en este gadget.

26 de noviembre de 2009

LAS COMUNIDADES NUEVA OLGA DE CUCHUAPÁN Y SANTA INÉS RECUPERAN LA DANZA DEL TORITO



El lunes 23 de noviembre fue un día de celebración para las comunidades Nueva Olga de Cuchuapán y Santa Inés, ambas participantes en el Programa de Desarrollo Integral Oxlajuj Tz’ikin.

El motivo de la fiesta se debió a que la entidad pública guatemalteca Adesca (Aporte para la Descentralización Cultural), hizo entrega en este día a ambas comunidades de la marimba y de los trajes típicos necesarios para la Danza del Torito, lo que significó la definitiva consecución de un proyecto que estuvo gestándose durante tres años y en el que participó la Coordinadora Nacional Indígena y Campesina (CONIC).

La celebración tuvo lugar en la comunidad Nueva Olga de Cuchuapán, donde los bailarines mostraron por primera vez la Danza del Torito a todos los asistentes. El grupo de baile que recién se crea está integrado por 12 personas de la comunidad de Cuchuapán y 12 de Santa Inés, de edades comprendidas entre los 12 y los 42 años, con la participación de 6 mujeres.

Este proyecto, aunque no está incluido en las actividades de la Iniciativa de Desarrollo Integral Oxlajuj Tz’ikin, beneficia de manera directa a dos comunidades integradas en la misma, favoreciendo la promoción de la cultura maya en la zona de actuación. Asimismo esta actividad es coherente con las siguientes directrices del programa: el desarrollo con pertinencia cultural y la promoción del fortalecimiento comunitario.

Los habitantes de las dos comunidades provienen del occidente de Guatemala, por lo que Adesca, cuyo objetivo principal es el rescate del patrimonio cultural del país, decidió apoyarles en la recuperación de la cultura de su lugar de origen. La Danza del Torito estaba prácticamente perdida y su rescate significó un arduo esfuerzo.

Antes de dar inicio al baile, un sacerdote maya realizó un con permiso, coincidiendo con el Ajmaq (día de los abuelos en el calendario maya), para pedir perdón a los antepasados por haber abandonado sus costumbres durante 500 años y que ahora van a tratar de recuperar. El objetivo de la ceremonia era asimismo pedir por los bailarines, por su bienestar y su seguridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario